sábado, agosto 20, 2005

Cortita y al pie

Yo me confieso compradora casi compulsiva, pero esta mañana fué una tentanción insoportable. Primero los situo en el contexto y saquen sus propias conclusiones.

A las 10 hs. Clase de Danza árabe. Vinieron Elisa (profe) y Marianitis, todo re lindo como siempre... estás chicas van a salir buenas.
A las 12:30 hs. Termina la clase y acompaño a las chicas a la puerta para despedirlas. Elisa se va a comprar tarjeta para el colectivo y nos quedamos con Mariana parloteando un rato.

En eso lo veo venir... Satán mismo, disfrazado de vendedor ambulante de: frutillas!

LPMQLP! Yo no quería gastar, yo quería recortar gastos inútiles, no quería comprar pero... cuando me mostró el canasto repleto de frutillas entré corriendo a buscar platita. Acto seguido, me ví entrando a casa con dos bandejitas.

La carne es débil! que lo parió... Ya me confesé, ahora puedo descansar y comer sin culpa.

Buen sábado por la noche para todos.